WHEATGRASS EN LA ALIMENTACIÓN DE NIÑOS

¿Pueden los niños consumir wheatgrass?, ¿desde qué edad sería lo más adecuado?, ¿es beneficioso para ellos cómo  para los adultos? Muchas personas que ya consumen wheatgrass y han escuchado o ya conocen sobre sus beneficios  tienen estas preguntas.  

Lo primero es entender que los niños tienen un proceso de maduración digestivo, donde según algunos autores, la madurez  se alcanza cerca de los 3 años, en algunos casos 5 años.  

Muchos de estos estudios están basados en el reconocimiento de la microbiota digestiva y su función, como un ayudante  para soluciones y prevenciones en salud.  

Si entendemos que parte fundamental de la funcionalidad digestiva está mediada por la microbiota intestinal, y que las  acciones que se tengan respecto de mejorar y mantenerla saludable favorecerá el desarrollo y la maduración del sistema  inmunológico, entenderemos que es fundamental dar alimentos adecuados para la salud digestiva ya que incluso esto influye en la prevención y manejo de la obesidad, entre otra patologías; mientras que mantener un intestino anormal, en  disbiosis, desequilibrio de microbiota, se considera la principal causa de infecciones gastrointestinales graves durante la  infancia. 

Otro tema importante en los niños es que cada vez hay más niños con diagnósticos de alergia alimentaria, muchas veces  múltiple, en particular en niños pequeños, lo que aumenta la necesidad de aplicar estrategias de prevención y reparación,  eficaces tempranamente. Para llegar a desarrollar una alergia alimentaria, habitualmente se necesita tener diversas  causas, las que están muy relacionadas con los estilos de vida y donde generalmente se involucran tres sistemas:  microbioma, barrera epitelial y sistema inmunológico. Siendo los cambios alimenticios los que están más involucrados en  la recuperación, para reponer microbiota y reparar funcionalidad digestiva, una acción fundamental es la incorporación de  nutrientes y fibra adecuada, además de la eliminación de los alimentos que generen problemas. 

Los lactantes deben tener un proceso de incorporación de alimentos que sea fisiológico a su desarrollo y madurez. Donde  sí es importante dar alimentos crudos, de acuerdo al desarrollo individual. 

Según las recomendaciones de diversos organismos el consumo de fibra por edad en niños y adolescentes debe ser el  siguiente (tabla 1). 

Tabla 1. Ingesta diaria de fibra dietaria para niños y adolescentes. 

Si se comparan estos datos con la Encuesta de consumo alimentario de Chile (tabla 2). Vemos que el consumo de fibra  en niños es menor al recomendado.  

De acuerdo a la misma encuesta se concluye que Las verduras son reportadas prácticamente por toda la población, con  una mediana de 227g/día. Hubo mayor consumo en el grupo de 30-49 años y en las mujeres y bajo consumo en los  preescolares. Lo que puede hacer inferir que los niños probablemente no estén recibiendo todos los micronutrientes que  aportan las verduras de acuerdo a su necesidad diaria. 

El Índice de alimentación saludable coherente con lo verificado por las guías alimentarias identifica poco más del 5% de la  población con alimentación saludable, un 86,9% que requiere cambios y 7,8% como poco saludable. Lo que evidentemente  es preocupante y nos hace considerar a los súper alimentos importantes como parte del consumo cotidiano para poder  equilibrar nutricionalmente la ingesta diaria.  

Tabla 2. Ingesta de fibra, según edad Sexo Edad Fibra (g/d) Mediana (IC inf-sup). ENCA- CHILE.

La Autoridad Europa de Seguridad Alimentaria (EFSA), sugiere las siguientes recomendaciones de consumo de  micronutrientes, según edad

Tabla 3. Ingesta de referencia para la población (PRI) o ingesta adecuada (AI) para 11 vitaminas y colina, EFSA 2013- 2016

Tabla 4. Ingesta de referencia para la población (PRI) o ingesta adecuada (AI) para 12 minerales, EFSA 2013-2016

Si comparamos esta información, con los resultados de ENCA respecto del consumo de algunos micronutrientes, (tabla 5,  6 y 7), podemos observar que, en ciertos nutrientes críticos, no hay mayor déficit en menores de 13 años, salvo en algunos  nutrientes específicos, sí en los adolescentes se comienzan a ver déficit de consumo, por ejemplo, en la vitamina C, b12,  vitamina A, etc. Lo que nos podría hacer inferir que los niños pequeños no necesitan mayores aportes complementarios y  los adolescentes si, sin embargo, tenemos que considerar, con los niños pequeños, según la encuesta nacional de  consumo alimentario, que éstos no consumen la cantidad de fibra adecuada, y un gran porcentaje requiere ajustes de su  alimentación según las guías alimentarias. 

Tabla 5. Ingesta de vitamina C, Folatos totales, B12 y Vitamina A, según edad y sexo. ENCA- CHILE.

Tabla 6. Ingesta de Tiamina, Riboflavina, Piridoxina y Niacina, según edad y sexo. ENCA- CHILE.

Tabla 7. Ingesta de calcio, hierro, sodio y zinc, según edad y sexo. ENCA- CHILE.

Información respecto de cuánto wheatgrass debe consumir un niño y en relación a las diferentes etapas etáreas no hay,  sin embargo teniendo en cuenta la maduración del intestino como un punto a tener presente para sugerirlo, podríamos  hablar de que podrían consumir a partir de los 5 años, recordemos que el wheatgrass contempla una variedad de nutrientes  amplia e indispensable (ver tabla 3). 

Tabla 3: Contenido de aminoácidos en jugo de pasto de trigo. 

Ácido aspártico 510,3 ug/100 ml
Treonina 105,8 ug/100 ml
Serina 201,8 ug/100 ml
Asparagina 3039,6 ug/100 ml
Glutamina 200,6 ug/100 ml
Prolina 33,6 ug/100 ml
Glicina 20,6 ug/100 ml
Alanina 166,4 ug/100 ml
Valina 271,1 ug/100 ml
Metionina 14 ug/100 ml
Isoleucina 145,1 ug/100 ml
Leucina 101 ug/100 ml
Tirosina 121,8 ug/100 ml
Fenilalanina 200,9 ug/100 ml
Lisina 174,5 ug/100 ml
Histidina 232,2 ug/100 ml
Triptófano 160,1 ug/100 ml
Arginina 252,9 ug/100 ml

El jugo prensado de pasto de trigo además de aportar diversos nutrientes ayuda con el equilibrio del estrés oxidativo, el  sistema digestivo, lo que ayudaría con la microbiota, favorece la absorción de los nutrientes de otros alimentos y potencia  la energía, por lo que para los niños también es un buen complemento, y si además consideramos que muchos niños requieren ajustes para una alimentación saludable, se podría sugerir el consumo ocasional de wheatgrass, aunque sería  conveniente tener más estudios científicos respecto a la frecuencia y edad de inicio. En los adolescentes, mayores de 14  años, éstos podrían consumirlo de forma frecuente, sin embargo, es importante, siempre tener presente, la individualidad  de la persona, y que deben ser guiados por un profesional del área de la nutrición para la sugerencia de consumo individual.  

Stephanie Riedel, Nutricionista. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat